Cáncer de Tiroides

Definición de Cáncer de Tiroides

Es un cáncer que comienza en las células de la tiroides (una glándula con forma de mariposa ubicada en la base del cuello, justo debajo de la manzana de Adán). La tiroides produce hormonas que regulan el ritmo cardíaco, la presión arterial, la temperatura corporal y el peso.

La mayoría de los casos de cáncer de tiroides se pueden curar con tratamiento.

Síntomas de Cáncer de Tiroides

El cáncer de tiroides por lo general no causa ningún signo o síntoma temprano en la enfermedad. Pero a medida que crece el cáncer de tiroides, puede causar:

  • Una masa que se puede sentir a través de la piel del cuello.
  • Cambios en la voz (incluyendo aumento de ronquera).
  • Dificultad para tragar.
  • Dolor en cuello y garganta.
  • Ganglios linfáticos del cuello inflamados.

¿Cuándo buscar a un especialista? (Signos de Alarma)

Si experimentas cualquiera de estos síntomas, programa una cita con tu médico. El cáncer de tiroides no es muy común, por lo que tu médico primero podría investigar otras causas de tus síntomas.

¿A qué especialista acudir?

  • Oncólogo.
  • Radiólogo.
  • Endocrinólogo.

Causas de Cáncer de Tiroides

No se conoce exactamente qué es lo que causa el cáncer de tiroides; sin embargo, se sabe el cáncer de tiroides se produce cuando las células de la tiroides sufren cambios genéticos (mutaciones). Estas permiten que las células crezcan y se multipliquen rápidamente. Las células también pierden la capacidad de morir (como lo harían las células normales).

Las células tiroideas anormales que se acumulan forman un tumor y podrían invadir tejidos cercanos y propagarse por todo el cuerpo.

Factores de riesgo

Los factores que pueden aumentar el riesgo de padecer cáncer de tiroides incluyen:

  • Ser mujer.
  • Exposición a altos niveles de radiación.
  • Algunos síndromes genéticos hereditarios: como el cáncer de tiroides medular familiar, neoplasia endocrina múltiple y poliposis adenomatosa familiar.

Tipos de Cáncer de Tiroides

El tipo de cáncer de tiroides determina el tratamiento y el pronóstico. Estos incluyen:

  • Cáncer de tiroides papilar: la forma más común de cáncer de tiroides. Surge a partir de las células foliculares, que producen y almacenan hormonas tiroideas. Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en personas de entre 30 y 50 años.
  • Cáncer de tiroides folicular: también surge de las células foliculares de la tiroides. Por lo general, afecta a personas mayores de 50 años.
  • Cáncer medular de tiroides: comienza en las células tiroides C que producen la hormona calcitonina. Los niveles elevados de calcitonina en la sangre pueden detectar este tipo del cáncer en una fase muy temprana.
  • Cáncer de tiroides anaplásico: es una cáncer raro, de rápido crecimiento y dificil de tratar. Normalmente, ocurre en personas mayores de 60 años.
  • Linfoma tiroideo: es una rara forma de cáncer de tiroides. Comienza en las células del sistema inmunológico en la tiroides y crece muy rápidamente. Se produce en adultos mayores.

Complicaciones

El cáncer de tiroides recurrente

A pesar del tratamiento, el cáncer de tiroides puede volver, incluso si te han removido la tiroides. Esto podría suceder si las células cancerosas microscópicas se extienden más allá de la tiroides, antes de ser retirado. Ocurre con mayor frecuencia en los primeros 5 años después de la cirugía, pero puede volver a aparecer décadas después del tratamiento inicial.

El cáncer de tiroides puede reaparecer en:

  • Los ganglios linfáticos del cuello.
  • Pequeños trozos de tejido tiroides (dejados durante la cirugía).
  • Otras áreas del cuerpo.
  • El cáncer de tiroides recurrente puede ser tratado.

El médico puede recomendar pruebas de sangre periódicas o pruebas de tiroides para detectar signos de recurrencia.

La Cita Médica

Puedes comenzar haciendo una cita con un médico si presentas algún síntoma que te preocupe.

¿Qué puedes ir haciendo?

Estar al tanto de cualquier restricción previa a la cita. Asegúrate de preguntar si hay algo que deberías hacer con antelación, como restringir tu dieta.

Anota los síntomas que estás experimentando, inclusive los que pueden parecer ajenos al cáncer de tiroides. También la información clave, como las principales tensiones o cambios recientes en tu vida. Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas.

Tu tiempo con el médico es limitado, por lo que se recomienda hacer una lista de preguntas previo a la cita, estas pueden incluir:

  • ¿Qué tipo de cáncer de tiroides tengo?
  • ¿Cuál es la etapa de mi cáncer?
  • ¿Qué tratamientos me recomiendas?
  • ¿Necesitaré pruebas adicionales?
  • ¿Cuál es el mejor curso de acción?
  • ¿Cuáles serían las alternativas?
  • ¿Pueden los tratamientos curar mi cáncer?
  • ¿Cuáles son los riesgos de cada tratamiento?
  • ¿Debería ver a algún especialista? De ser así ¿Cuál sería ese costo y lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevar conmigo? ¿Qué sitios web me recomiendas?

¿Qué preguntas esperar del médico?

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas se presentan de manera continua u ocasional?
  • ¿Qué tan graves son?
  • ¿Qué cosa parece mejorar los síntomas?
  • ¿Qué cosa parece empeorar los síntomas?
  • ¿Alguien más en tu familia tiene antecedentes de cánceres del sistema endocrino?

Pruebas y Diagnóstico

Las pruebas y procedimientos para diagnosticar el cáncer de tiroides incluyen:

  • Examen físico: el médico buscará cambios físicos en la tiroides y preguntará sobre factores de riesgo.
  • Análisis de sangre: ayudan a determinar si la glándula tiroides está funcionando adecuadamente.
  • Extracción de una muestra de tejido de la tiroides: para analizar y detectar o descartar la presencia de un cáncer.
  • Pruebas de imagen: tomografía computarizada, tomógrafoa por emisión de positrones o una ecografía.
  • Pruebas genéticas: algunas personas con cáncer medular de tiroides pueden tener cambios genéticos asociados con otro tipo de cáncer endocrino.

Tratamientos y Medicinas

Las opciones de tratamiento de cáncer de tiroides dependen del tipo y etapa del cáncer, tu estado de salud y preferencias.

    • Cirugía:

La mayoría de personas con cáncer de tiroides se someten a una cirugía para extirpar toda o la mayor parte de la tiroides.

      • Tiroidectomía: extracción total o de la mayor parte de la tiroides.
      • Extracción de los ganglios linfáticos en el cuello: luego de extirpar la tiroides, el cirujano también podría retirar los ganglios linfáticos del cuello y analizarlos para ver si hay células cancerosas.
      • Lobectomía tiroidea: extracción de una porción de la tiroides.
      • Riesgo: presenta un riesgo de sangrado e infección. También, se podría generar un daño accidental a los nervios conectados a las cuerdas vocales.
    • Tratamiento con hormonas tiroideas:

Después de la tiroidectomía, podrías tomar un medicamento de la hormona tiroidea de por vida. Este medicamento tiene 2 beneficios: suministra la hormona faltante que la tiroides produciría, y suprime la hormona estimulante de la tiroides de la glándula pituitaria (TSH). Niveles altos de THS podrían estimular las células cancerosas restantes a crecer.

    • Tratamiento con yodo radioactivo:

A menudo se utiliza después de la tiroidectomía para destruir cualquier tejido sano sobrante y zonas microscópicas cancerosas que no se eliminan durante la cirugía.

Efectos secundarios: náuseas, sequedad bucal y ocular, alteración de sentidos de gusto y olfato y dolor en cuello y pecho.

    • Radioterapia:

Se utiliza una máquina que dirige rayos de alta energía a puntos específicos del cuerpo.

    • Quimioterapia:

Utiliza productos químicos para matar células cancerosas.

Normalmente se administra de manera intravenosa.